domingo, 7 de diciembre de 2014

Los factores psicológicos y sociales en las políticas de desarrollo

Resulta francamente interesante la aproximación al proceso de desarrollo económico ofrecido por el Banco Mundial en un reciente informe que toma en consideración factores psicológicos y sociales para complementar el fresco del progreso de una sociedad. Básicamente, se trata de reconocer que los seres humanos, las unidades últimas de la métrica económica, no son números sino personas sujetas a emociones. Los autores del trabajo lo expresan con gran claridad:
“Los individuos no son autómatas calculadores. Por el contrario, son actores maleables y emocionales, cuyas decisiones se ven afectadas por elementos contextuales, normas sociales y redes sociales locales, y modelos mentales compartidos”.
La publicación lleva por título Informe sobre el desarrollo mundial 2015. Mente sociedad y conducta. La idea central que presenta es que si nos fijamos en cómo piensan las personas y en cómo el entorno social influye y configura dicho pensamiento, podemos obtener una información muy valiosa de cara a diseñar e implementar políticas de desarrollo exitosas.

El informe se basa en tres principios sobre el comportamiento humano que emergen de recientes teorías de la psicología:
  1. Los individuos adoptan la mayoría de sus opiniones y de sus decisiones de manera automática, no deliberativa: llamamos a esto “pensamiento automático”.
  2. El modo en que las personas actúan y piensan suele depender de lo que hacen y piensan quienes los rodean; llamamos a esto “pensamiento social”.
  3. Los individuos de una sociedad determinada comparten una perspectiva común sobre el mundo que los rodea y sobre sí mismos; llamamos a esto “pensamiento basado en modelos mentales”.
El estudio del lugar qué ocupa el factor humano en la toma de decisiones nos ayuda a comprende mejor temas como la persistencia de la pobreza, el desarrollo en la primera infancia, las finanzas domésticas, la productividad, la salud o el cambio climático.

La simplificación que caracteriza a los modelos económicos parte de la base de que el individuo utiliza todo tipo de información y señales del entorno para proyectarlas hacia el futuro y poder tomar una decisión en el presente. Pero esto que suena tan académico y tan bien no suele ser la norma.

Las personas se enfrentan a una inmensa cantidad de información que no tienen capacidad de procesar y por tanto han reducido los procesos de toma de decisiones a dos: los rápidos y automáticos y los lentos y deliberativos. El primero toma en cuenta lo que viene de manera automática, no exige esfuerzo, se basa en asociaciones y es intuitivo; el segundo, por contra, toma en cuenta un amplio conjunto de factores pertinentes, exige esfuerzo, se basa en deliberaciones y es reflexivo.

Ni que decir tiene que en la mayoría de los casos aplicamos el pensamiento automático, incluso cuando pensamos que estamos aplicando el deliberativo. Tendemos a simplificar los problemas que enfrentamos y a sustituir la información que necesitamos por nuestra visión del mundo y creencias.  Esto nos puede llevar a interpretar erróneamente una determinada situación.

Por otra parte, el llamado “pensamiento social” hace que, como miembros de un colectivo, modelemos nuestra conducta influidos por los demás, por lo que hacen los otros o por lo que piensan de nosotros.

Por último, los seres humanos piensan a través de modelos mentales, es decir, “conceptos, categorías, identidades, prototipos, estereotipos, argumentos causales y cosmovisiones extraídas de sus comunidades”.

Estos modelos son productos de la interacción social y son heredados como cultura, e  influyen en el comportamiento individual. Un ejemplo de modelo mental son los estereotipos, que no son otra cosa que la visión comúnmente aceptada que un determinado grupo social tienen sobre algo.

El informe del Banco Mundial defiende el considerar los factores psicológicos y sociales en el estudio del desarrollo económico, aunque reconoce que también los investigadores pueden caer en las trampas de las ideas preconcebidas y heredadas:

“Los propios profesionales del desarrollo son víctimas de los sesgos y los errores que pueden surgir del pensamiento automático, el pensamiento social y el uso de modelos mentales. Por lo tanto, deben estar más conscientes de estos sesgos, y las organizaciones deberían implementar procedimientos para mitigar su efecto.”




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comenta lo que quieras

 
Google Analytics Alternative