domingo, 6 de junio de 2010

Compartiendo dilemas con Mr. Davies


Hay canciones que nos dicen cosas, nos animan o entristecen, pero también recrean sobre sus acordes ideas y problemas comunes a todo el mundo. Una de esas piezas que siempre me ha “hablado” es “A Rock and Roll Fantasy” que aparece en un disco otoñal del grupo británico The Kinks que se titula The Misfits (1978). Durante los casi cinco minutos de duración, Ray Davies discute con el resto de la banda si tiene sentido que continúen juntos en un escenario musical que ya no es el suyo, es decir, el de los dorados años sesenta, y en el cual no son más que una reliquia del pasado. Mi dilema actual, si bien no tiene el componente anacrónico que tiene el de Ray, comparte similitudes: ¿debo seguir con este blog? ¿tiene sentido que dedique tiempo libre a temas profesionales o debería escribir sobre lo que me gusta realmente, como por ejemplo, la música?

En primer lugar hay que ver por qué decidí abrir este blog. En este mundo 2.0 parece que si no tienes un blog tecnológico eres como un taxista sin automóvil. Todo el que comienza en esto, no nos engañemos, sueña con ser una referencia citada por todos los demás, pues como dice otra canción de los Kinks, “everybody is a dreamer and everybody is a star”. Pero la realidad es que es un sector sobresaturado de información, en el que todo el mundo cuenta las mismas cosas y en el que solamente unos pocos destacan por su capacidad profética o por lo acertado de su prosa.

Pero volviendo a la canción, Ray Davies reconoce que, a pesar de estar desfasados, todavía tienen un público fiel a finales de los setenta, gente para la que la música de los Kinks lo es todo. ¿Merece la pena seguir adelante por ellos, aunque sean pocos? Todo acaba encontrando su hueco en el espacio y este blog no es una excepción. Al final se ha convertido en un medio para informar a un puñado de personas, que mayormente sois mis amigos, sobre temas del mundo de las redes, en el cual muy pocos estáis metidos profesionalmente. Algunos me habéis dicho que os ha servido para entender cosas que no sabíais, y para mí eso ya es un valor. Pero….

Dice Ray Davies al fin al de la canción: Dont' want to spend my life, living in a rock 'n' roll fantasy,
Don't want to spend my life living on the edge of reality
. Yo tampoco quiero vivir en una fantasía 2.0; no quiero, y además no puedo ser un sabidillo del tema de las redes sociales: ni sé lo suficiente, ni me interesa tanto el tema como para dedicarle tanto tiempo de ocio (¿lo convierto en otra cosa?.¿abro otro paralelo? No tienen sentido…)

Me gustaría hablar de música, de libros, de cine (antiguo) y de todo lo que esto lleva asociado, que iría más en sintonía con las cosas que hablamos los que podéis leer esto, cuando estamos de cañas y cuando hablamos de las cosas que realmente nos gustan. Viendo las estadísticas, no creo que haya nadie más por aquí.

Realmente este blog no aporta ningún valor añadido al sector de las TIC (frase lapidaria) y me gustaría acabar con él o transformarlo. Quiero decir que no tiene una proposición de valor importante para nadie, todo lo que pueda decir está dicho y mucho mejor, en otros sitios y en otros blogs. Y sé que podríamos hablar de temas mucho más interesantes. And yet, and yet, me resisto a destruirlo: algo me atrae de todo esto…

¿Cómo resolvió el dilema Ray Davies? Al final siguió con los Kinks y tuvieron un megahit a principios de los ochenta con “Come dancing”, aunque la mayoría de los discos que sacaron en esos años fueron muy mediocres. Ray Davies lanzó su primer disco oficial en solitario en 2006, es decir, casi treinta años después de cuando manifestó su intención de iniciar una carrera en solitario, es decir, en la canción “A Rock and Roll Fantasy”. Manda huevos. ¿Y yo? Quién sabe…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comenta lo que quieras

 
Google Analytics Alternative