jueves, 22 de septiembre de 2011

La Regla 10/20/30 de Guy Kawasaki


Si alguna vez habéis tenido algún puesto de trabajo en el que os dedicabais a recibir propuestas, del tipo que sean, para analizarlas y tomar una decisión de apoyo o financiación, habréis podido comprobar lo inútil que es la gente generalmente a la hora de explicar sus ideas y proyectos. A mí me ha pasado de recibir cartapacios inmensos llenos de papeles que, tras ser examinados, no me contaban con claridad lo que se me estaba pidiendo. Aparte del fracaso de la enseñanza en las competencias más básicas, es decir, la escritura y la ordenación de las ideas, queda muy claro que a menudo la gente es incapaz de transmitir aquello que quiere comunicar, y  esto es especialmente grave cuando se trata de solicitar ayudas o el compromiso de alguien para una determinada iniciativa. Otro tanto me ocurre cuando viene alguien en persona contarme una propuesta y me explica la naturaleza jurídica y los órganos de gobiernode su organización antes de contarme qué viene buscando.

Guy Kawasaki es uno de los gurús actuales en temas de marketing e innovación, y  este hombre se dedicaba a financiar proyectos a emprendedores. Acabó tan harto de que la gente le contase historias larguísimas sin explicar claramente su modelo de negocio que desarrolló un modelo de presentación de proyectos denominado Regla 10/20/30.  Este sistema es tan sencillo que se resume en tres principios:

  • Usar sólo 10 transparencias por presentación.
  • La presentación no debe durar más de 20 minutos.
  • El tamaño de la letra (font) debe ser de 30 puntos, para no introducir demasiado texto por slide. 
Diez transparencias porque según él un ser humano no puede retener más de 10 conceptos en una reunión. Los diez conceptos que un proyecto debe incluir son:
  1. Definición del Problema
  2. Tu solución
  3. Modelo de negocio
  4. Magia subyacente/tecnología
  5. Marketing y ventas
  6. Competencia
  7. Equipo
  8. Perspectivas e hitos
  9. Situación actual y cronograma
  10. Resumen y próximos pasos
Veinte minutos, porque la gente no tiene demasiado tiempo para escucharte, de hecho algunos llegan tarde y otros se van antes de que acabes, así que aunque tengas más tiempo para exponer, es mejor que te ciñas a los veinte minutos y que dediques el tiempo restante a preguntas y aclaraciones.

Tamaño de fuente de 30 puntos, para evitar que recargues de texto las presentaciones. No hay cosa más horrible que una transparencia repleta de texto en letra pequeña y que el ponente la lea de principio a fin. Eso aburre a los muertos.

No digo que haya que aplicar al pie de la letra los principios de Kawasaki, pero nos puede ayudar a ser un poco menos plastas, digo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comenta lo que quieras

 
Google Analytics Alternative