lunes, 12 de septiembre de 2011

Latinoamérica como gigante económico


Hoy he asistido al Foro de Responsabilidad Social Empresarial España-México (FORESME) y la charla inaugural de Enrique Iglesias, Secretario General Iberoamericano, ha confirmado ideas sobre Latinoamérica que yo aventuraba en este blog, en concreto en posts como La década prodigiosa de América Latina o Latinoamérica ¿esta vez sí?, a saber, que realmente el continente está empezando a iniciar la senda del desarrollo de una vez por todas, y que a lo largo de esta década varios de sus países pueden llegar a convertirse en ejes del esquema geoeconómico mundial.

Iglesias ha esbozado la situación actual de crisis pero destacando que la recesión no es homogénea; los malos resultados económicos no han afectado a países como Canadá o Australia, ni a zonas como Asia o América Latina, que muestran un comportamiento francamente positivo. En este último caso, las Américas, ha distinguido entre países que reciben “vientos del Pacífico”, es decir, aquellos que están orientando sus relaciones comerciales hacia China y que se benefician del vigor de dicha economía, y otros menos afortunados que están influidos por los “vientos del norte”, es decir, por EE.UU., y que se contagian del estancamiento de su vecino de arriba. Se trata de México y de todo Centroamérica en general.

En cualquier caso, Enrique Iglesias ha augurado que para el año 2020 podemos encontrarnos con una serie de países de Latinoamérica que habrán abandonado la etiqueta de “país en desarrollo” y que habrán entrado con pleno derecho en el grupo de estados ricos. Eso sí, a su juicio se tienen que dar una serie de condiciones para que el proceso no se trunque, a saber:

  1. Que la crisis, que hasta ahora capean con éxito, no les juegue una mala pasada y les devuelva al estancamiento.
  2. Que se sigan aplicando buenas políticas macroeconómicas. Según Iglesias, los equipos económicos de gobierno en América Latina son increíblemente buenos, entre otras cosas porque se han formado a base de resolver situaciones extremadamente difíciles y tienen un know-how al respecto excepcional.
  3. Que se fomente el ahorro y la inversión productiva, que en su opinión es aún insuficiente.
  4. Que se lleve a cabo una revolución en la educación, en la productividad empresarial (extremadamente baja, especialmente en la PYME) y en la innovación.

Yo solamente añadiría a la lista anterior que se promueva desde el Estado la distribución de la renta de forma que se genere una clase media predominante que, por un lado, constituya mano de obra muy cualificada para el sistema productivo, y por otro, una demanda de consumo interno de productos de alto valor añadido en los países.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comenta lo que quieras

 
Google Analytics Alternative